Si una de las misiones sociales del siglo XXI es hacer que la gente recicle más residuos, parece que el mensaje comienza a llegar, si mi hija de cuatro años es algo sobre qué basarse. Al observarme desechar residuos alimenticios este mes, ella dijo: “Buena idea papá, al colocarlo en el contenedor de reciclaje pueden transformarlo en algo nuevo”.

De algo nuevo a algo azul, por cierto, enhorabuena por ganar la copa del mundo Francia, e incluso algo prestado ya que los fashionistas en las escuelas y universidades del condado Norfolk del Reino Unido se convirtieron en diseñadores como parte de la campaña “Llevar los reciclables a la pasarela” de Reciclaje para Norfolk. Promover el reciclaje es esencial en tiempos donde la falta de claridad sobre qué reciclar plaga el país.

Para ilustrar aún más este problema, dos organizaciones de reciclaje han desarrollado una definición global para el uso del término “reciclable” al referirse a empaques y productos plásticos. Plastics Recycling Europe (PRE) y la Asociación de Recicladores de Plásticos (APR) cuestionaron el uso frecuente del término “reciclable” por parte de las compañías sin un punto de referencia definido. Por lo tanto, bajo su definición, los materiales deben demostrar que pueden ser recolectados y clasificados en cantidades suficientes, deben ser compatibles con los procesos industriales de reciclado existentes, o deberán estar disponibles en cantidades suficientes para justificar nuevos procesos de reciclaje.

También comprometiéndose con las masas, una iniciativa de reciclaje en el Espectáculo Aéreo de Gales el mes pasado les brindó a los consumidores la posibilidad de separar sus bandejas y tazas de poliestireno expandidas y las botellas de PET y hacer su parte por el ambiente.

Respaldado por un programa de comunicación y aumento de conciencia, un logotipo de calidad ha sido lanzado por Pack2Go Europe, la asociación de servicios de alimentos y bebidas, y fabricantes de empaques para alimentos, para su uso directo en productos. El logotipo, que se espera comience a aparecer en empaques a fines de año, reconoce los productos que cumplen varios requisitos legislativos sobre calidad y reporta su rendimiento contra varios indicadores cada año, incluyendo rendimiento ambiental e integridad de la cadena de suministro.

Varias iniciativas de reciclaje están llevándose a cabo en el Reino Unido, incluyendo un proyecto para recoger y reciclar plásticos negros en empaques aptos para alimentos. Esto involucra a Faerch Plast, a la firma de gestión de residuos Viridor, y a las tiendas Marks & Spencer, Tesco ySainsbury’s. Otras incluyen una colaboración entre el convertidor austriaco Alpla y la firma suiza Frommen el área de reciclaje de botellas de PET, y una asociación cuádruple para el reciclaje de poliestireno en Francia entre la organización ambiental Citeo, la compañía de aceites y gas Total, el fabricante de materiales Saint Gobain, y el Sindicato Nacional de Fabricantes de Productos Lácteos (Syndifrais). Syndifrais busca validar la viabilidad técnica y económica de un canal de reciclaje para el material en 18 meses.

Un informe de la industria de reciclaje ha identificado una capacidad instalada no explotada de 200,000 toneladas de PET en Europa, lo que sugiere una gran posibilidad de crecimiento en el sector europeo de reciclaje de PET, afirma Plastics Recyclers Europe (PRE). Mientras la PRE solicita mejores recogidas, un proyecto de investigación realizado por Easicomp GmbH, el Instituto Fraunhofer para la Durabilidad Estructural y Fiabilidad de Sistemas y el Instituto para Ecología Aplicada, espera hacer posible recuperar residuos de botellas de PET y transformarlos en aplicaciones industriales de gran calidad. La idea de UpcyclePET es reducir el uso de partes de poliamida en la industria automotriz y reemplazarlas con fibra PET reforzada recuperada de los residuos de botellas.

Además de su iniciativa para los plásticos negros, Faerch Plast, que ha sido propiedad de la empresa de capitales privados Advent International por más de medio año, ha adquirido al termoformador francés CGL Pack. Hay más acuerdos este mes ya que Carolina Color Corporation continuó su racha de adquisiciones con la compra de Chroma Corporation por una suma no divulgada, y el convertidor de plásticos rígidos Consolidated Container Company adquirió a Deltapac Packaging de Canadá.

Mientras tanto en Italia, el proveedor de empaques The Marchesini Group completó la adquisición de Schmucker, un productor de maquinaria para empaques en cartucho, Tekni-Plex con sede en EE.UU. compró parte de Oracle Packaging de la firma privada de inversiones Centre Lane Partners, y Pregis comenzó un acuerdo para adquirir a Free-flow Packaging International, un fabricante de empaques de protección.

La división de empaques de Bosch está a la venta luego de que la compañía admitiera que necesitaba transformarse y enfocar sus recursos en las operaciones comerciales principales. Bosch explicó que la división de maquinaria para empaques, que opera principalmente en los sectores farmacéutico y alimenticio, no ofrece suficientes ventajas de sinergia.

Aunque Rusia dejó de ser el anfitrión de la Copa Mundial de fútbol, el fabricante austriaco de concentrado de color Gabrial-Chemie confirmó que planea construir una planta de producción de 27.500sqm en el país. Otras compañías que construyen este mes incluyen a CPS Technologies, que completó su expansión de 100.000 sqft en Alabama, EE.UU., para satisfacer la creciente demanda de empaques farmacéuticos, y el productor de empaques industriales Mauser, que construyó una nueva planta en North Wales, Pennsylvania.

Por otra parte, más de 100 empleados de Greiner Group serán afectados por el cierre de dos plantas de producción en Austria y Alemania. Según la compañía, ambas plantas han estado perdiendo dinero de forma consistente en años recientes y su rentabilidad ha caído en tiempos de competitividad creciente.

Y por último…

El gigante del café, Starbucks, ha revelado una tapa plástica rediseñada para sus bebidas frías mientras se prepara para eliminar las cañitas plásticas de forma mundial en 2020. La tapa de polipropileno puede reciclarse ampliamente y es parte del impulso de la compañía para hacer que sus tapas sean compostables o reciclables.

El conocido lema de Starbucks es “Inspirar y nutrir el espíritu humano: Una persona, una taza y una comunidad a la vez”. Ahora es una cañita y una tapa reciclable a la vez.