Febrero marcó el fin de 13 años de impuestos proteccionistas a las importaciones de resina de PET a China desde Europa, luego de que la Unión Europea (UE) concluyó una reconsideración por expiración. Impuestos por primera vez en 2004, los aranceles fueron extendidos por cinco años en 2010. China publicó una queja contra los EE.UU. y Europa el pasado diciembre y acusó a las dos regiones de no tratar a China como una economía de mercado.

Mientras tanto, se espera que China continúe su dominio del mercado global de petroquímicos, tanto en términos de consumo como de producción, a pesar de una economía en recesión y altos niveles de deuda. IHS Markit informó que el crecimiento de la demanda china para químicos esenciales será menor en los próximos cuatro años, por lo menos, pero el país aun así generará crecimiento. Hoy en día es el país con más consumo y producción en el mundo.

Ha sido un intenso mes de inversiones y expansiones, con China como inevitable protagonista. BASF comenzó a trabajar en una planta de aditivos plásticos con capacidad para 42.000 toneladas en Shanghái, la cual se espera que esté lista en 2019, con la producción comercial comenzando en 2020.

El gigante químico ExxonMobil comenzó a trabajar en la expansión de su Centro tecnológico de Shanghái, el cual incluye una nueva instalación de investigación y desarrollo y será completado a principios de 2018.

Europa probó que todavía es un excelente lugar para hacer negocios con un gran número de proyectos de inversión desde finales del año pasado. El productor de concentrados de color Ampacet está incrementando la capacidad en dos de sus instalaciones europeas – Messancy (Bélgica) y Dulange (Luxemburgo) – para reducir los plazos de producción e incrementar la flexibilidad, al mismo tiempo el fabricante de empaques alimenticios Linpac ha gastado millones de dólares modernizando sus instalaciones de Pontivy en Francia para la producción de películas de sellado superior multicapa.

También en Bélgica, el productor de películas BOPP Jindal Films Europe incrementó sus capacidades de extrusión en sus instalaciones en Virton con una nueva línea de BOPP de 10,5 metros de ancho, que proporciona una capacidad anual de 50.000 toneladas.

Otros proyectos incluyen la expansión del fabricante de empaques farmacéuticos y de productos médicos Gerresheimer en Zaragoza, España, que incluye un nuevo cuarto de limpieza clase ISO 8, la instalación por parte de DS Smith Plastics de cuatro nuevas líneas de producción en sus instalaciones de moldeado por inyección en Bilzen, Bélgica, y la expansión planeada por Kautex Maschinenbau de su sede central en Bonn, Alemania, con el objetivo de satisfacer la creciente demanda para sus máquinas de empaquetado completamente eléctricas y de moldeado por soplado compactas.

Sin olvidar América del Norte, Lindal Group ha adquirido 15 hectáreas en Indiana para construir una instalación de 100.000 pies cuadrados de productos en aerosol destinados al mercado doméstico. Además, Exxonmobil anunció inversiones por $20.000 millones durante la próxima década buscando tomar ventaja de la revolución energética norteamericana.

Aún no en la lista de confirmados, a los inversores de Borealis y ADNOC se les solicitará aprobar el proyecto ‘‘Borouge 4’’ este año, lo que representaría el proyecto de petroquímicos más ambicioso y desafiante llevado a cabo en la historia de ambas compañías. El proyecto se enfoca en el cracking de nafta y tal vez otras mezclas de combustibles y convertirlas en proyectos corriente abajo.

Con todos estos proyectos de inversión multimillonarios llegando a los titulares, Tetra Pak comenzó discretamente a construir una instalación de producción de tapas plásticas de $26 millones para empaques de cartón. Producirá más de tres mil millones de tapas por año.

La actividad de fusiones y adquisiciones se centró en dos acuerdos que nunca se dieron, ya que primero Kraft Heinz y luego PPG fueron desairados en sus intentos de hacer negocios. El gigante de alimentos y bebidas Kraft Heinz abandonó los planes para comprar al rival angloholandés Unilever luego del rechazo de su oferta estelar por $143.000 millones, mientras que el gigante holandés de químicos AkzoNobel rechazó un acercamiento de su rival de EE. UU. PPG Industries por $22.000 millones. AkzoNobel confirmó que planea derivar sus negocios de Productos químicos especiales.

En acuerdos que no están en la misma galaxia financiera, Sonoco acordó adquirir Peninsula Packaging por $230 millones con el fin de duplicar sus negocios de termoformado y Constantia Flexibles Group compró la firma de sellado diario TR Alucap por una suma no divulgada. TR Alucap tiene ventas anuales por $21 millones.

Otros acuerdos incluyen la compra por parte del fabricante de tinta Siegwerk de la unidad comercial de Tubos y láminas plásticas del basado en Lichtenstein Schekolin por una suma no divulgada, lo que le ofrece acceso a barnices de UV especiales adecuados para tubos plásticos rígidos, Ineos Styrolution completó la adquisición de los negocios de copolímeros de esterino-butadieno K-Resin de Chevron Phillips Chemical Company y Pact Group de Australia compró al Pascoe’s Group por $A41 millones (US$31 millones) buscando expandir sus actividades de producción especializada para contratos.

 

Y por último…

Una compañía con base en el Reino Unido que fue nombrada Compañía del Año hace menos de dos años en los Premios empresariales del Derby Telegraph ha declarado la quiebra. Charapak, un convertidor de empaques con ventas por US$16 millones y especialista en empaques corrugados y recubiertos, se expandió hacia la fabricación de etiquetas digitales en 2016.

La compañía también fue escogida como proveedor de servicios para empacar y entregar casi 900,000 amapolas de cerámica que fueron exhibidas en la Torre de Londres en 2014 para conmemorar el centenario del inicio de la Primera guerra mundial. Desafortunadamente es ahora el proveedor de empaques mediante comercio electrónico quien está en la guerra.