La firma austríaca Constantia Flexibles estuvo en alza este mes, impulsada por el acuerdo de US$2.700 millones que la convierte en parte de la firma francesa de inversiones The Wendel Group. Constantia cuenta con más de 8.000 empleados en sus 42 centros de producción en 18 países a nivel mundial.

Sin duda, la industria del envase flexible también está en alza, en especial en los mercados emergentes, donde en la actualidad 15 países representan más del 20 por ciento de la demanda mundial, según un informe de PCI Films Consulting. Entre los motivos para el crecimiento en estos mercados emergentes se incluyen la mejora en los niveles de vida, el crecimiento demográfico, la inversión interna directa, la liberalización de los mercados y el desarrollo de la venta minorista masiva.

Más del 60 por ciento de la demanda total del mercado se concentra en la actualidad en los siete mercados del Sudeste Asiático que se incluyen en el informe. Para ilustrar el potencial en Asia, el gigante de los envases Amcor aceptó la adquisición de la empresa china de envases flexibles Zhongshan Tian Cai Packaging Company por 211 millones de yuanes ($34m). Amcor ya opera tres plantas de envases flexibles en el sur de China, pero este acuerdo amplía sus posibilidades en la región para incluir envases para la industria farmacéutica.
En el Reino Unido, el convertidor de envases flexibles Universal Flexible Packaging (UFP) conserva su actual planta en Leicester, luego de obtener nueva financiación. La planta estuvo a punto de ser vendida como parte de una reubicación de la fábrica valuada en £11 millones ($16m). En su lugar, la planta se convertirá en una instalación para el envasado de nueces.

Ansiosa por crear un efecto dominó con sus ventas en Asia, la empresa de tecnología de impresión y codificación Domino Printing Services abrió una fábrica en Manesar, India. La empresa cuenta en la actualidad con 2.300 empleados en todo el mundo y una red de ventas en más de 120 países.
Otra empresa con mucho movimiento en la industria de la construcción es Ecolean, que sumó una planta en China como parte de su continua expansión en los mercados asiáticos. El sitio, cerca de Pekín, produce materiales de envasado aséptico e incluye un laboratorio aséptico exclusivo e instalaciones de capacitación. 

La planta de Ecolean en China es parte del plan de inversión de €50m ($62m) que incluye una nueva planta y el incremento en la capacidad de producción de la sede de la empresa en Helsingborg, Suecia. Ecolean también está ampliando su presencia en América del Norte y en Sudamérica.
De envases para productos lácteos a tubos laminados, el convertidor indio Essel Propack abrió su quinta planta en China e instaló una línea nueva en África. El fabricante de tubos sumó una planta de 5.000 m2 en Suzhou, China, que tendrá una capacidad de producción inicial de 160 millones de tubos, con planes de aumentar en el futuro a 380 millones.

El descenso en el precio del petróleo, que quedó bien documentado en los últimos meses, resultó ser un desafío adicional para los recicladores de plásticos, quienes tienen que lidiar con márgenes cada vez más ajustados ya que el precio base se adapta a este producto. Esto tal vez fue demasiado para la empresa británica Eco Plastics, vendida a una empresa paneuropea de inversión luego de sufrir pérdidas cercanas a los £12,5 millones ($19m) en los últimos dos años.

La empresa alemana Aurelius ha establecido una empresa independiente que comercializa bajo la razón social Plastics Eco Ltd. luego de conseguir el personal y los activos de Eco Plastics y las instalaciones de reciclado de botellas de plástico de Hemswell en Lincolnshire.
También en el Reino Unido, el reciclador Jayplas invirtió en una planta de extrusión e impresión y creó una nueva división de embalaje en respuesta a los esfuerzos de la industria minorista británica de alcanzar mayores niveles de sustentabilidad.

La noticia se conoció después de que la encuesta sobre recolección de plásticos en los hogares del Reino Unido realizada por Recoup determinara que en 2013 se recolectaron casi medio millón de toneladas de envases plásticos de los hogares británicos, un aumento de más del cinco por ciento respecto del año anterior. Recoup estima que casi 50.000 millones de botellas y bandejas se salvaron de los rellenos sanitarios en los últimos 20 años.

Basada en el efecto dominó ocasionado por la creciente demanda y la mejora en la rentabilidad, la belga Verstraete IML reveló que tiene planes para aumentar su capacidad de producción en un 20 por ciento este año.
En la misma línea, la subsidiaria británica del proveedor de flejes Mosca GmbH, Mosca Direct, anunció un plan de ampliación de sus instalaciones, impulsado por el crecimiento constante.

Y por último…
Moody’s Investors Service informó, en un reciente análisis del impacto de los bajos precios del petróleo en diversas industrias, que los precios más bajos beneficiarán al sector de alimentos envasados.
El análisis señala que los precios bajos sostenidos estimulan los márgenes de los fabricantes de alimentos procesados como Nestlé, Mondelez International y Kraft Foods, quienes tienen un gasto del 10 al 15 por ciento del costo de las mercaderías en flete y combustible. Estas empresas también verán un aumento en las ventas, ya que el abaratamiento del petróleo lleva a los consumidores a gastar su excedente de efectivo en alimentos discrecionales.

Esto es particularmente interesante en un mes en el que una de las empresas mencionadas recibió comentarios negativos de los consumidores por reducir el tamaño de sus paquetes de golosinas. La respuesta tradicional de las marcas es que la reducción del tamaño del envase tiene el fin de eliminar la necesidad de aumentar el precio del producto en el segmento minorista. Teniendo en cuenta la disminución en los costos de flete y combustible, junto con el aumento de efectivo disponible por parte de los consumidores, las marcas que tomen este camino podrían tener una ganancia financiera por partida doble.