El mes pasado, dos compañías aceitaron los engranajes del progreso para aumentar productividad, reducir costos y aportar más valor añadido a los clientes. Buckhardt Compression firmó un acuerdo de colaboración con el proveedor de lubricantes ExxonMobil para trabajar en nueva tecnología para sistemas de compresión de émbolo. El primero tiene unidades instaladas en plantas de producción de PP y PE como también plantas de alimentos y bebidas.

Mientras tanto, dos convertidores que han trabajado en conjunto por más de dos décadas decidieron unir fuerzas y establecer una sociedad matriz, que controla los puntos fuertes de seis sociedades individuales. El especialista en flexibles, Anton Debatin, y el fabricante de láminas de PE, Riba, son socios igualitarios del nuevo Deriba Group, que integra sociedades en Francia y Alemania.

Dos asociaciones de la industria han formado una alianza con el fin de asegurar que los empaques sean fácilmente reciclados e identificados claramente para comprometer aún más a los clientes a reciclar. Valpak, el programa de empaque y conformidad más grande del Reino Unido, y OPRL, el estándar industrial para identificación de empaques reciclables, trabajarán en conjunto para apoyar sus membresías superpuestas. OPRL utilizará los datos de Valpak para mejorar sus servicios destinados a productores de empaques y para alentar la participación de clientes en el reciclaje.

Dos firmas de flexibles y desarrollo de empaques han lanzado una bolsa 100 por ciento reciclable hecha de polietileno con partes decorativas removibles. La bolsa de Mondi y Werner & Metz reemplazará el empaque flexible convencional de los productos Frosch. La idea detrás del diseño era realizar “ingeniería inversa” del proceso de reciclaje.

Aunque el número dos fue el de la suerte con las colaboraciones, United Caps obtuvo un triunfo individual recientemente con el lanzamiento de dos tapas estándar derivadas de caña de azúcar. Las tapas resultantes del desarrollo en conjunto con Braskem de Brasil están diseñadas para bebidas sin gas y productos lácteos, respectivamente.

Braskem también llegó a los titulares cuando proporcionó el biopolímero proveniente de caña de azúcar “Soy verde” para la marca de productos para mascotas Only Natural Pet. La compañía está integrando al menos 30 por ciento de bioplásticos en cada bolsa de su alimento seco para perros Mindful Meals.

Otra botella derivada de residuos marinos llegó a las estanterías del Reino Unido cuando Ecover lanzó su “Botella oceánica”, hecha con 50 por ciento residuos plásticos y 50 por ciento plásticos reciclados. La botella, para el detergente líquido con fragancia a “mar y naranja” de Ecover, es parte de la estrategia de la compañía para utilizar sólo plásticos reciclados y alternativas bilógicas en todos sus productos para 2020.

El número mágico es 50 por ciento cuando se trata del contenido de plásticos reciclados, según Phoenix Technologies, luego de que el productor de PET reciclado identificara al número como el nivel de contenido ideal para apoyar a los objetivos de sostenibilidad y evitar comprometer al flujo de reciclaje para estilos de vida futuros.

Sin dejar el reciclaje, una marca de lácteos de Nueva Zelanda ha colaborado con proveedores de empaques para incorporar empaques de plástico negro reciclable en su línea de yogures, y el proveedor danés Avery Dennison introdujo una etiqueta hecha de PET reciclado en Europa.

A pesar del reciente furor mediático sobre los empaques plásticos, el miembro de parlamento británico Richard Harrington dijo en la recepción parlamentaria en Londres que la contribución de la industria del plástico al país no pasa inadvertida por el gobierno. Otro miembro del parlamento señaló que aunque los plásticos en el océano necesitan ser limpiados, el gobierno está al tanto de que los plásticos no son el problema y que la cuestión es cómo tratar con los residuos plásticos.

Regresando a los residuos marinos, el productor canadiense de polietileno Nova Chemicals inició un programa de inversiones de tres años de casi $2 millones para evitar que los restos plásticos lleguen al océano. El proyecto STOP incluirá el diseño e implementación de métodos para reducir la contaminación marina de plásticos, especialmente en países con grandes niveles de derrames de plásticos en los océanos.

Resumiendo las noticias del mes pasado con una actualización de actividad de fusiones y adquisiciones, el RPC Group está en discusiones preliminares con las firmas de capital de riesgo Apollo Global Management y Bain Capital sobre una potencial compra, mientras tanto RPC bpi recycled products adquirió a PLASgran, un reciclador de plásticos rígidos.

El productor de empaques flexibles y rígidos Berry Plastics completó la compra de Laddawn, un especialista en comercio electrónico de plásticos, y la firma de soluciones para despacho y sellado Aptar Group adquirió a CSP Technologies.

El proveedor de estirénicos, Ineos Styrolution, acordó adquirir dos plantas de producción de poliestireno en China de Total SA, lo que marca su primer movimiento para producir en el país, y Chroma, Breen Color Concentrates, Carolina Color y Hudson Color confirmaron que se fusionarían en una única entidad, llamada Chroma Color Corporation.

Y por último…

El director ejecutivo del gigante australiano de empaques Pact Group Holdings, Malcolm Bundey, renunció repentinamente justo antes de que Plastic in Packaging comenzara a imprimirse. Se informó que Bundey pediría licencia y dejaría de la compañía, pero que seguiría en contacto mientras la junta busca a un nuevo líder.

Pact publicó recientemente una caída en ganancias en sus resultados financieros anuales y los analistas culparon a la agresiva estrategia de adquisiciones. Bundey en el pasado trabajó para Closure Systems International y Graham Packaging.