La acción militar que provocó el cierre del Estrecho de Ormuz entre Irán y Arabia Saudita podría afectar seriamente el comercio mundial de productos químicos y petrolíferos. Esa fue la advertencia de ICIS Chemical Business este mes, luego de que se intensificaran las tensiones en la región. El Estrecho es una importante línea de envío que conecta a los exportadores de petróleo y químicos del Oriente Medio con el resto del mundo.

Viajando más al este, la industria petroquímica de China está comenzando a retroceder, según Wood Mackenzie, que señala a una oferta excesiva en el mercado del paraxileno (PX), al que posiblemente se le unirán los mercados de olefinas y poliolefinas. China está lista para recibir una nueva ola de capacidad este año desde algunos importantes complejos de refinería y petroquímicos, pero la oferta excesiva, junto a una economía en retroceso, crearán grandes desafíos para el sector.

Para completar las recientes noticias no tan positivas, el convertidor de Estados Unidos Graham Packaging anunció planes para cerrar una planta de moldeo por soplado en Pennsylvania, con una pérdida de 84 puestos de trabajo. La planta es la cuarta que cierra Graham en el último año, luego de cerrar sitios en Virginia, California y Michigan a fines del año pasado, cosa que el director ejecutivo de Graman, Martin King, consideró “necesaria” mientras la compañía busca ser eficiente.

Pasando de reducciones a adiciones, la firma de manejo de residuos del Reino Unido, Biffa, ha inaugurado una instalación de reciclaje de botellas de PET de £27,5 millones ($36 millones) en el Condado de Durham, que generará 100 puestos de trabajo, y Stora Enso va a invertir $10 millones para construir una planta piloto para permitir la producción de bioplásticos como la barrera en empaques transparentes. La planta piloto convertirá azúcares vegetales en el bloque de construcción renovable necesario para producir furanoato de polietileno (PEF).

Y respecto al PEF, Avantium Renewable Polymers se ha comprometido a instalar su planta insignia de ácido furandicarboxílico (FDCA) en Chemie Park Delfzijl en los Países Bajos. El FDCA es un bloque de construcción clave para muchos químicos y plásticos como el PEF.

En otro lugar, el fabricante y distribuidor de empaques, Duo UK, va a expandir su sede central en Manchester a 5.000 pies cuadrados e instalará una máquina de reciclaje Erema para polietileno, y Vanden Recycling ha inaugurado una oficina en Estambul, Turquía.

Aliándose en el área del poliestireno reciclado, Trinseo y Greiner Packaging van a trabajar en conjunto para demonstrar la circularidad del polímero, mientras que el convertidor austriaco Alpla se ha unido a un consorcio para el reciclaje químico de PET.

También colaborando, pero esta vez en el área de los robots, se encuentran la firma danesa Universal Robots y la compañía financiera DLL. Las firmas han lanzado un programa para arrendar cobots para permitirle a los fabricantes, sin importar el tamaño o el presupuesto capital del equipo, para beneficiarse de los beneficios de la automatización sin preocuparse por el flujo de dinero y las variaciones de temporada.

De regreso al reciclaje, la ciudad estadounidense de Detroit va a recibir casi $1 millón en subsidios para apoyar la mayor expansión de reciclaje en su historia como parte de una colaboración pública-privada de $2,2 millones para incrementar la educación sobre reciclaje en todo el estado durante 2020.

También sobre el tema de la educación, KHS va a desplegar por etapas varios talleres de trabajo diseñados para descubrir cómo el porcentaje de reciclados en películas, conforme a lo estipulado por la Ley de Empaques de Alemania, puede ser incrementado.

Felicitaciones al minorista del Reino Unido, el Co-op Group, que va a cambiar a empaques 100 por ciento reciclables de la marca y lanzar un esquema de reciclaje de películas plásticas en toda la nación. El Co-op va a desarrollar su propio programa de recolección nacional, ya sea con un esquema al costado de las aceras o en un circuito cerrado interno, en un movimiento que su director ejecutivo, Jo Whitfield, espera que satisfaga las crecientes demandas éticas de los consumidores.

Respecto a las adquisiciones, PolyOne acordó comprar los negocios de Masterbarches de Clariant por unos maravillosos $1.600 millones, mientras que Nampak Plastics Europe fue vendida a Belicave Limited, y Guala Closures compró al fabricante alemán Closurelogic por $13,5 millones. Milliken firmó un acuerdo para adquirir al Borchers Group, una firma especializada en químicos, por una cifra no divulgada.

 

Y por último…

Un informe parlamentario entre partidos realizado por el grupo independiente de expertos Green Alliance afirmó que el uso de materiales no plásticos en la industria de los empaques podría perjudicar al ambiente ya que no ha sido evaluado adecuadamente. El informe cita que los supermercados, por ejemplo, venden más bebidas en cartones recubiertos creyendo que son reciclables.

Lo que fue alentador sobre el informe fue que los medios tradicionales lo reportaron y validaron, y los consumidores tuvieron una respuesta generalmente positiva sobre el argumento de los plásticos. Un miembro del público nos contactó para decir, “la totalidad del problema del cambio climático y sus principales responsables es una gran curva de aprendizaje para todos nosotros, y solo nos encontramos en el comienzo”.

Finalmente, palabras con sentido común.